La mejora del Llobregat potencia su vocación social

Diversas actuaciones sitúan el río como eje central de los espacios verdes metropolitanos

Como el agua que siempre fluye, el Llobregat ha ido transformando su esencia con el paso de los años. Si hasta hace unas décadas era básicamente un eje industrial y de comunicaciones, el tramo metropolitano del río está evolucionando ahora hacia un ecosistema de gran potencialidad ecológica y paisajística y con una fuerte vocación social. Algo que ha sido posible gracias al impulso del Consorcio para la Recuperación y Conservación del Río Llobregat, que ha invertido más de 25 millones de euros en los últimos cuatro años y medio gracias a una acción conjunta que está coordinada por el Área Metropolitana de Barcelona (AMB) e incluye al Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, la Generalitat de Catalunya, la Diputación de Barcelona y el Consell Comarcal del Baix Llobregat, así como a la Unión Europea, que ha participado con más de medio millón de euros a través del Fondo Feder. El tramo metropolitano del Llobregat tiene una longitud de 30 kilómetros entre el desfiladero de Martorell y el mar, lo que representa más de 1.000 hectáreas de espacio fluvial pertenecientes a 15 municipios diferentes, con una población conjunta que supera los 700.000 habitantes. Esta importante población se acerca a los dos millones y medio si se incorpora a Barcelona, que cuenta con un pequeño tramo fluvial en la parte norte. Las actuaciones que se están llevando a cabo muestran una doble perspectiva, tanto social como ambiental. “En el primer caso, el tramo metropolitano del río se presenta como un espacio de oportunidad no urbanizado, de gran escala, capaz de generar nuevas conexiones y relaciones entre los municipios”, explica Ramon Torra, gerente del AMB.

LaMilloradelLlobregat

LaMejoradelLlobregat

Etiquetas:

Sobre Redaccion