Noticias contradictorias sobre la cumbre de Doha

La cumbre de Doha muestra que la lucha contra el cambio climático avanza, pero lentamente.

    PDF Ecópolis COP18     PDF Ecópolis COP18 Cat

EL HORIZONTE MARCADO está claro: un mundo sin combustibles fósiles en el que las energías alternativas provenientes del agua, el viento y el sol abastecerán las necesidades de la sociedad. El proceso es lento, pero imparable. La cuestión es saber si la comunidad internacional está caminado excesivamente despacio o está cumpliendo los pasos necesarios para llegar al destino. Europa se ha comprometido a reducir sus emisiones un 80% respecto a los niveles de 1990 en el 2050, aunque se calcula que el viejo continente solo aportará un 7% al PIB mundial por entonces. Existen toda una serie de aspectos que pueden acelerar el proceso, como la creación de una industria rentable para parar el cambio climático, por un lado, y para proveer de energía sostenible al planeta, por el otro.

En todo caso, el calentamiento global ya es irrefutable, y prueba de ello es que las aseguradoras ya se están planteando algo tan simple como que quien cause el daño tendrá que pagarlo. Otro tema capital es la transferencia de tecnología de los países más desarrollados a terceros y el abaratar los costes de las energías limpias. Occidente contamina desde 1890 y los países emergentes, con Brasil, China, India y Sudáfrica a la cabeza, reclaman ser competitivos en el siglo XXI.

Con todo ello, las reuniones de Naciones Unidas significan pequeños avances, casi a paso de caracol. En el 2014 debe aprobarse un borrador que ratifique un compromiso global a partir del 2015 y en el 2020 se tendrán que poner sobre la mesa 100.000 millones de dólares para poner en marcha acciones eficaces. El proceso es imparable, sin duda, ¿pero se llegará a tiempo para que la temperatura media del planeta no suba más de 2 grados?

About Redaccion