Ecópolis, Piensa.Aliméntate.Ahorra

PDF Ecópolis Día Mundial Medio Ambiente 2013

PDF Dia Mundial medi ambient 2013

Ecópolis Día mundial del medio ambiente 2013Se cumplen 40 años de la primera celebración del Día Mundial del Medioambiente y los retos y objetivos han cambiado mucho en estos años. También se han multiplicado. El calentamiento global de la atmósfera es el eje sobre el que se vertebran la mayoría de los problemas medioambientales futuros. El lema de esta edición –Piensa, aliméntate, ahorra– gira en torno a la necesidad básica de la población: alimentarse. Ante la carestía creada por la crisis, ¿hace falta plantearse la creación de una red social de reciclaje de alimentos que llegue a todo el territorio?; ¿no se tendrían que buscar fórmulas para mejorar la calidad de los alimentos potenciando la producción local de variedades ecológicas?; ¿qué sentido tiene consumir cerezas de Chile fuera de temporada o arroz basmati de Pakistán cuando tenemos al alcance de la mano el arroz del delta del Ebro?; ¿estamos suficientemente informados de las posibilidades que ofrece el entorno cercano y la agresión que implica recurrir a productos alimenticios lejanos? Estas y otras preguntas están sobre la mesa, aunque la sensación actual es que en nombre de la recesión se están parando todo tipo de acciones, precisamente en un momento en lo que lo adecuado sería impulsar un gran estímulo para invertir en renovables (como acordaron China y Alemania recientemente). Otro problema añadido en la cadena alimentaria, con implicaciones en los mercados financieros y bursátiles: la necesidad de producir biocombustibles puede crear alteraciones que nada tienen que ver con las necesidades alimentarias.

Los expertos señalan que Cataluña dispone de una industria ambiental puntera y competitiva que permite transferir y exportar conocimiento.

Pocas cosas hay tan imprescindibles e importantes como alimentarnos. Pero detrás de este acto tan cotidiano, al menos para las sociedades más desarrolladas y afortunadas, se esconde un gran número de actividades con repercusiones sobre la salud del planeta. Por este motivo las Naciones Unidas han decidido, una edición más, vincular la alimentación con el respeto ambiental en la celebración del Día Mundial del Medio Ambiente que hoy se celebra.  “Piensa, aliméntate y ahorra” es el eslogan escogido para incidir en la necesidad de analizar las consecuencias que a corto y medio plazo pueden representar para el Planeta, y más si se cumplen las previsiones demográficas. Una reflexión que también traslada EL PERIÓDICO DE CATALUNYA a los expertos  reunidos en el edificio del centro tecnológico Barcelona Digital. Hay coincidencia en que el mensaje de la ONU está pensado a nivel global, en una sociedad que sufre graves desequilibrios entre las zonas donde escasean los alimentos, mientras que en otras, las más desarrolladas, son capaces de malbaratar hasta el 30 por ciento de su producción. Según los datos que aporta Josep Maria Tost, director de l’Agència Catalana de Residus, en Cataluña se desperdician más de 35 quilos de alimentos por persona y año que se podrían aprovechar, lo que “significa que cada ciudadano malbaratamos 100 gramos al día, y representa miles de toneladas”. Esta acción tiene una incidencia directa en el medio ambiente, pues se ha utilizado el agua para su producción, fertilizantes y pesticidas, o recursos energéticos para su transporte con los consiguientes efectos sobre el cambio climático. Un ciclo cerrado que genera una huella ambiental  y ecológica de la que debemos preocuparnos. Una de las fórmulas para mitigar esta huella,  según Ferran Tersa, responsable del área de desarrollo de alimentación y medio ambiente de Barcelona Digital, es apostar por más la tecnología.  Sobre todo con todas aquellas relacionadas con la información, las TIC. Tersa mantiene  que son las herramientas que pueden ofrecer mayor  sensibilidad e información de los productos al consumidor.  “Si conocemos el origen producción, informamos de su huella hídrica y de carbono, la sociedad optará por las decisiones más sostenibles”, mantienen desde Barcelona Digital.  Especialmente si estas iniciativas además van acompañadas de una legislación, como añade la presidenta de la Fundación Empresa y Clima, Elvira Carles, que obligue a los productores a etiquetar con la información ambiental. Una información que “debería llevarnos a consumir a nivel local, con productos de proximidad, y que pongan fin al capricho de consumir productos fuera de temporada”. Desde la Asociación de Ingenieros Industriales de Cataluña, su vice-presidente Ricard Granados, introduce un nuevo concepto recordando que el suelo no tan solo sirve para producir alimentos, sino también energía como ya pasa con los  biocombustibles. Por esta razón considera que “debemos prepararlo para que sea compatible con los dos usos, el de la alimentación y el energético”.

EL AGUA, UN BIEN PRECIADO

De hecho, la producción global de alimentos, según las cifras de Naciones Unidas, representa un 70% del consumo del agua del Planeta, motivo por el que debe extremarse su eficiencia. Los invitados a la mesa redonda coinciden en que la agricultura, y también la industria, son los sectores que mejor están optimizando el recurso hídrico, en buena parte porque incide y repercute en el precio final de sus productos. Desde la administración catalana se constata que se ha avanzado mucho en este terreno, por ejemplo con los sistemas de riego por goteo en la agricultura o en la tecnología de reutilización del agua por parte de la industria. Ahora le llega el turno al ciudadano que, según Josep Maria Tost, todavía no ha interiorizado que “dispone de agua de primera, a unos precios que no incitan al ahorro”. Pero hay unanimidad en que todavía se puede ser más eficiente, utilizando herramientas e infraestructuras, pero sobre todo apostando por la tecnología. En este terreno, Cataluña es pionera a nivel mundial, como  recuerdan desde la Fundación Empresa y Clima, gracias a los sistemas de desalación y de reutilización que nada tiene que envidiar a otros países punteros y de los que Cataluña ya es un referente. Además, añaden que el modelo de gestión del ciclo del agua que se ha realizado los últimos años,  liderado por la Agència Catalana de l’Aigua, dispone de un reconocido prestigio internacional en la gestión ambiental. Todo ello ha contribuido a que también fueran empresas catalanas las que se atribuyeran proyectos y programas internacionales de eficiencia otorgados por la Unión Europea.

INDÚSTRIA COMPETITIVA

Esta situación en parte se ha conseguido a lo largo de más de 20 años de apostar por hacer las cosas sin perder de vista su repercusión ambiental y todo ello ha generado una industria asociada altamente competitiva. Una ventaja que ofrece experiencia a las empresas del sector ambiental de nuestro país que incluso pueden exportar y transferir conocimiento al resto del mundo.  Buena prueba de ello son las constantes visitas de delegaciones de países de América del Sur o del sudeste asiático que se interesan en proyectos  concretos de optimización del agua o de la gestión de los residuos.

Sin embargo, en un planeta tan globalizado como el nuestro, no todo el mundo juega con las mismas reglas. Especialmente en el sector energético, un terreno donde Europa debe mejorar su gestión si quiere competir con los países emergentes que utilizan combustibles  poco eficientes en la lucha contra el cambio climático. Por ello tal vez no sorprenda que países como Alemania estén aumentando en estos momentos su producción eléctrica a base de carbón, como sucede en países emergentes como la China, poniendo en riesgo los compromisos del protocolo de Kioto. Así pues, se pone de manifiesto que la tendencia va en sentido contrario al que sería deseable. En los últimos cinco años, al rebufo de la crisis, los mercados han vuelto a apostar por los combustibles fósiles, especialmente para la obtención de gas natural con sistemas tan controvertidos como el  “fracking”, o fractura hídrica, y por las perforaciones petrolíferas a grandes profundidades de los océanos.

CAMBIO CLIMÀTICO

Y todo ello no contribuye a la lucha contra el cambio climático. Precisamente hace pocos días las Naciones Unidas realizaron un llamamiento a todos los sectores de la sociedad a intensificar las medidas contra la alta concentración de dióxido de carbono en la atmósfera. Los últimos datos reflejan que se superó la cifra tope de 400 partes por millón de concentración global y alertó que sobrepasar ese límite implica que el planeta entra en una nueva zona de peligro en la que urge tomar acciones. Desde Empresa y Clima, Elvira Carles hace una defensa del Protocolo de Kioto recordando los últimos datos ponen de manifiesto como los países subscritos al protocolo han reducido sus emisiones en un 12%, tomando como referencia los valores entre 1990 i 2010. Los países emergentes, incluidas algunas potencias no incorporadas al protocolo, sin embargo las han aumentado un 144%. En el caso de Cataluña, casi doscientas empresas están sujetas a la directiva del comercio de emisiones, pero tanto o más importante son los acuerdos voluntarios que casi un centenar de empresas aplican a pesar de no tener la obligación de hacerlo. Una muestra más de la conciencia ambiental de nuestro país para mitigar los efectos del cambio climático.

CRECIMIENTO DEMOGRÁFICO

Pero la cuestión ambiental es global, y en este terreno no se puede ir por libre, especialmente teniendo en cuenta que las previsiones demográficas auguran que en el 2050 la población mundial superará los 9 mil millones de habitantes. Una cifra difícil de alimentar en un planeta sostenible si no se aplican criterios de eficiencia y de buena gestión. Los expertos reunidos por El Periódico de Catalunya nos recuerdan la necesidad de recuperar el sentido común en materia alimentaria, y en cierta manera recordar los buenos hábitos de las generaciones previas, que fueron capaces de aprovechar y reutilizar al máximo los alimentos. Concluyen que debemos hacer esfuerzos por reeducarnos y comprar las cantidades necesarias, aunque desde la Agència de Residus de Cataluña también señala que existe una asignatura pendiente en el tema de los envases y las dosis, que deberían ser más racionales y acordes con las necesidades actuales. Tan solo de esta manera podremos aprovechar mejor los recursos.

CRISIS AMBIENTAL

Desde las Naciones Unidas ya se pronostica una crisis alimenticia con repercusiones ambientales si no se toman de inmediato las medidas oportunas para evitarla. Soluciones que pasan por pensar y aplicar el sentido común, y ahorrar tanto como sea posible. Por ello recuerdan en el Día Mundial del Medio Ambiente que los países en vías de desarrollo, la mayor parte de los desechos y las pérdidas se producen en la primera fase de producción, pero que podrían ser controlados con técnicas de gestión y financieras que mejoren el almacenamiento y conservación de los alimentos. Reforzar tan sólo este proceso a través de ayudas, permitiría reducir en gran medida los productos que se pierden o se desechan. Sin embargo, en los países más desarrollados, con ingresos superiores y mayor calidad de vida, el grueso de los desechos tienen lugar en la fase final del proceso productivo. En este contexto, los consumidores jugamos un papel decisivo.  Por todo ello la ONU incide en el día de hoy que la producción global de alimentos ocupa un 25% de la superficie habitable, un 70% del consumo del agua,  provoca un 80% de la deforestación de nuestros bosques y un 30 por ciento de los gases de efecto invernadero, Es, por ello, una de las actividades que más afectan y que más incidencia tiene en la pérdida de biodiversidad.

Texto y Mesa redonda moderada por Xavier Puig

Otras informaciones:  Apps sobre Piensa.Aliméntate.Ahorra #wed2013 #diama

Sobre Redaccion