Urbanismo y gestión inmobiliaria en cataluña

En los últimos años una polémica ha dominado el campo del urbanismo: la del precio del suelo. Es ésta una polémica en la que se han confrontado dos visiones antagónicas. Unos han afirmado que los precios extraordinariamente elevados del sector inmobiliario en su conjunto tenían relación directa con la regulación del suelo y que, por lo tanto, desregulando sus usos se conseguiría una disminución drástica de los precios. Otros, en cambio, han mantenido que los precios del suelo son el resultado de una coyuntura de mercado muy dominada por la demanda –inducida en buena parte por la entrada en el sector de activos financieros procedentes de los mercados bursátiles y financieros- y que, en todo caso, lo que ha condicionado los precios del suelo han sido los elevados precios de la vivienda y no al contrario. Sin pretender, en modo alguno, zanjar el debate, cabe constatar que hay en Catalunya, en este momento, cerca de 50.000 hectáreas de suelo urbanizable (en las que cabría, para entendernos, cinco veces la ciudad de Barcelona) y que avanzamos a un ritmo de urbanización acelerado, que los cálculos más conservadores cifran en unas 800 hectáreas al año solamente en la región metropolitana de Barcelona.

PDF Urbanismo y gestión inmobiliaria ’04


Sobre Redaccion